Los conflictos de herencia de Maradona se podrían haber evitado

Los conflictos de herencia de Maradona se podrían haber evitado

Por Doctores Guillermo Borda y Martín Erramuspe 
Opinión – Nota publicada en Clarin.com 

Los conflictos de herencia de Maradona se podrían haber evitado

En los últimos tiempos, la herencia de Diego Maradona es uno de los conflictos más comentados. Desde la sorpresiva muerte del Diez, se conocieron bienes y marcas vinculadas a su nombre e imagen, que compondrían la herencia, desconociéndose a nombre y en poder de quienes se encontraban los mismos.

Estas cuestiones desataron conflictos entre hijos, ex parejas, empresarios y familiares, que se podría haber evitado si Maradona hubiera conformado en vida un “fideicomiso”, para una adecuada planificación del patrimonio, lo cual hubiera brindando seguridad y confort a toda su familia.

Se trata de un espejo en el que deben mirarse muchas familias no tan conocidas y famosas, cuyas fortunas terminan siendo un verdadero problema a la hora de repartir la herencia.

¿Cómo podrían haberse evitado esas peleas? El primer efecto de la formación del fideicomiso es brindar transparencia y ordenar bienes, derechos, regalías, utilidades, y registro de las marcas, en cabeza del fideicomiso y a favor de sus herederos reconocidos. Incluso, se podría prever la aparición de más herederos o especialmente cuando hay menores o familiares con capacidades especiales.

El “fideicomiso” funciona así: el titular de los bienes puede transferirlos a un “fideicomiso de administración”. El fideicomiso es administrado por el fiduciario -persona de confianza de la familia– y deberá cumplir estrictamente con las disposiciones que contenga el fideicomiso. Según necesidades, tipo de patrimonio y realidad familiar, la estructuración será diferente en cada caso.

En tal sentido, el dueño (fiduciante) deja de ser el titular de los bienes y éstos salen de su patrimonio, no están más a su nombre y sus destinatarios son su propia familia (fideicomisarios), que van a recibir esos bienes cuando se cumpla el plazo del fideicomiso o se cumpla la condición (fallecimiento). Sin embargo el dueño de los bienes se puede reservar las rentas para sí en calidad de beneficiario del fideicomiso. El plazo del contrato de fideicomiso no puede superar los 30 años.

Cualquier reclamo contra el fiduciante (ex propietario) o sus herederos (fideicomisario) no prospera sobre los bienes que están en el fideicomiso, ya que los bienes no se encuentran a nombre del fiduciante y tampoco de los fideicomisarios. El fideicomiso blinda el patrimonio.

El fiduciario o los fiduciarios – pueden ser más de un fiduciario – tiene la propiedad a su nombre pero sólo en su carácter de administrador. A los herederos les dará seguridad conocer los bienes que pasarán a su nombre en caso de fallecimiento del propietario o al finalizar el plazo del fideicomiso. A partir del traspaso de los bienes al fideicomiso, este tendrá la obligación tributaria de abonar el impuesto a los bienes personales.

Con el fideicomiso familiar todos los herederos de Maradona hubieran conocido la composición de los bienes de la herencia: el acervo y su abogado Matías Morla, por ejemplo, no tendría registrada varias marcas a su nombre que pertenecían a Maradona y los herederos se enteraron luego del deceso de Diego.

En cambio, Maradona en vida podría haber percibido como beneficiario todos los ingresos que generaban los bienes que están en el fideicomiso, porque no hubiera perdido el usufructo de los mismos. Por supuesto siempre la estructuración del fideicomiso no puede violar las leyes en materia de sucesiones.

Ante cualquier consulta comuníquese con nosotros

Borda & Erramuspe Abogados – Familia & Patrimonio

Whatsapp: (+5411) 15 5410-1635
E-mail:  contacto@bordaerramuspe.com.ar